Atarazana Ska tocó en vivo otra vez junto a Santai y Les Rat

0
341

El recital no empezó puntualmente, pero valió la pena la espera. Atarazana Ska volvió a tocar en vivo, tras varios meses de ausencia en las tarimas.

El show se dio en un local privado y entre los aspectos a destacar están la buena acústica y las luces robóticas sobre el escenario y el público. 

La asistencia cumplió con las expectativas de la banda y de los grupos colegas que también participaron: Santai, que abrió el concierto, y Les Rat, encargados del cierre.

La tocada de la noche del viernes 20 de agosto estaba programada para las 21:30, pero arrancó casi una hora después. 

Poco a poco llegaron los fans de los tres grupos al recinto previsto por los organizadores.  

Los amantes del ska -género que fusiona varios ritmos y que incluye instrumentos de viento-, así como los seguidores del rock alternativo, del rock pesado, del grunge y del blues de Guayaquil, se hicieron presentes para disfrutar de un concierto que duró aproximadamente tres horas.

No fue necesario contar con un animador o un presentador, pues cada banda se subió al escenario e hizo lo que mejor sabe: tocar y entregarse al público.  

La fiesta, indudablemente, se armó cuando fue el turno de Atarazana Ska. Nueve personas en escena: Juan Carlos Lastra, en la batería; Henry Rojas, en la percusión; Abel Granizo, en el bajo; Boris Galino, en la guitarra; Álex Guillén, en los teclados; Andrea Yagual, en el trombón; Jordy Beltrán, en la trompeta; Pablo Vásquez, en el saxofón; y David Sánchez, en la voz, derrocharon talento y energía. 

El pogo empezó de inmediato. Los asistentes danzaron y brincaron al ritmo de cada canción. Parecía que todos querían seguir los pasos de Sánchez. 

En la bataca y en las percusiones, Lastra y Rojas pegaron con mucha energía a sus instrumentos. El primero con los palillos y el otro con sus manos. 

En las cuerdas, Boris demostró por qué tiene una larga escuela y trayectoria en la guitarra.  

Un espacio aparte en esta crónica merecen Andrea, Jordy y Pablo. Su acoplamiento con los instrumentos de viento rozó la perfección. Álex y Abel fueron como una base en la que se asentaron todos los demás.

La banda empezó tocando el tema ‘Labios rojos’, que se convirtió en el abrebocas de todo lo que se venía.  

De allí, interpretaron ‘Chinita’, una melodía que transportó a los fans hasta la localidad costera de Montañita.  

Le siguieron ´Tírate a un lado’ y ‘Funk’. Tras ello, dieron paso a una de sus canciones insignes por el espeso contenido social de la letra: ‘Bala perdida’. 

La noche avanzaba y Atarazana Ska siguió tocando. La gente los aplaudió en cada interpretación. 

‘Noche en Tunisia’ y ‘Take a 5’ cerraron el recital del grupo representativo de la ciudadela La Atarazana, en el norte del puerto principal.

David Sánchez, cantante y líder de la banda, dijo que volvieron a sentir un poco de nervios antes de salir al escenario, pero al mismo tiempo estaban ansiosos por tocar. 

“Veníamos ensayando bastante y queríamos demostrar, en vivo, todo lo que hemos trabajado. Destaco toda la buena onda del público para con nosotros”. 

Santai y su estreno 

El cuarteto guayaquileño fue el encargado de abrir el concierto. En esta ocasión los acompañó Miguel Ángel Ramírez en la guitarra rítmica. 

Esta fue la primera presentación del grupo que lleva el nombre de la isla que se encuentra frente a Guayaquil, con la diferencia que al final lleva la ‘i’. 

La banda compuesta por Christian Herrera, en las vocales y sintetizador; Andrés García, en el bajo; Carlos Murgueitio, en la guitarra principal; y Hernán Pástor, en la batería, tocó los cinco temas de su repertorio: ‘Monasterio’, ‘Mar’, ‘Indeleble’, ‘Crímenes’ y ‘Vórtices’. 

Herrera no tuvo problemas para demostrar la manera en que se puede combinar el canto con los teclados. 

Los encargados de las cuerdas tampoco desentonaron. 

Pástor, en cambio, ‘castigó’ a los tambores y platillos con todo su poder. 

Este grupo cuenta en su alineación con experimentados músicos que estuvieron en otros proyectos por casi una década.

Pástor prefiere que no se los encasille en un género. Lo más cerca, explica, es el rock alternativo, pero todos unen sus esfuerzos para mostrar algo más. 

En la composición de las canciones participan todos, aunque Christian es uno de los que más aporta en las letras. 

¿A qué le canta Santai? El cuarteto presenta temas de historias de vida, a los que sus fans les pueden dar la interpretación que deseen, expresó Pástor, en una entrevista con Atarazana Go!  

Les Rat volvió tras dos años

Un periodista, un publicista y un operador de comercio exterior forman la banda.  

De ellos, solo el reportero de un diario guayaquileño, Stéffano Dueñas, quien es el guitarrista y vocalista, se mantiene desde el nacimiento del grupo.  

A los dos meses se unió el bajista y compositor Juan Carriel y hace unos 4 años, se sumó el baterista Edwin Jarrín. 

El nombre de este trío tiene dos orígenes: uno por un pedal de color negro, que es usado comúnmente por los guitarristas cuyo nombre es ‘RAT’ y el otro por la unión de varios músicos que dejaron otras bandas para formar parte de este proyecto. Esa es la explicación que da Carriel entre risas.  

“Somos como las ratas que vinieron de otros grupos”, acotó. 

Al igual que muchas agrupaciones, Les Rat no quiere que se la ubique en un género específico. Ellos, incluso, prefieren ser vistos como como un ‘rat rock’, término creado por ellos que sería una combinación de grunge, rock pesado, blues, blues rock y otros. 

En las letras de las canciones, de acuerdo a Carriel, manifiestan su protesta contra el sistema, sin embargo, también se refieren a situaciones de la vida diaria de la gente. 

“Todas nuestras melodías están en las plataformas digitales. Tenemos un CD que lanzamos en 2015, el cual consta de 6 temas. En 2019, presentamos tres sencillos y ahora en septiembre uno más”, puntualizó. 

Les Rat no tocaba en vivo desde octubre de 2019, en que participaron de un show en una ciudadela privada de la vía a Samborondón. 

En el reciente recital, interpretaron 6 temas: ‘SS 1318’, ‘Vicios’ (sencillo que saldrá a la luz el próximo mes), ‘Perlaza’, ‘Días contados’, ‘El jaguar’ y ‘Pol no duerme’ (del CD ‘Ocaso del alba’).

Dueñas es el frontman y no necesitó esforzarse demasiado para conectar al público con sus compañeros. Habló, hizo gestos con sus brazos, sonrió con los asistentes y ellos le correspondieron. 

Carriel ‘disparó ráfagas’ con las cuatro cuerdas e hizo los coros. Parecía que se echaba todo el andamiaje de la banda encima. En tanto que Jarrín no tuvo piedad con la batería. Cada golpe casi que remeció a los presentes.   

El show de los tres grupos se terminó antes de las dos de la madrugada, en medio de la satisfacción de los asistentes. 

Ellos forman parte de esa escena roquera porteña que lucha cada fin de semana por sobrevivir y mantenerse vigente. Una escena que no siempre regala noches de gran talento, pero la del viernes 20 fue del más alto nivel. (I) 

 Fotografías: Atarazana Go!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí