La banda chola y 5 grupos más reventaron el día uno del Blackend

0
398

Los problemas técnicos, las improvisaciones de una banda y los cambios en el orden de presentación de los grupos no podrían opacar jamás la intensidad y la fiesta desatada en el primer día del Blackend Fest 2021, celebrado la noche del 3 de diciembre.

El recital empezó con más de una hora de atraso. Lo más probable es que muchos de quienes tenían sus entradas recién salían del trabajo a las 18:00.

Una de las primeras artistas en llegar puntual fue Geomara Córdova, vocalista del cuarteto punkero Las Chepas.

Poco a poco -después de las 19:00- comenzó a arribar la comunidad metalera de Guayaquil, así como los fans del hardcore, del punk, del reggae grunge y del grindcore.

Tras varias pruebas de sonido y cuando el reloj marcaba cerca de las 19:30, Las Chepas subieron al escenario. El grupo presenta algunos cambios en su alineación tras la ausencia temporal (por asuntos de trabajo) de Liberti Nuques, vocalista y guitarrista. Carlos Núñez, quien tocaba el bajo pasó a la guitarra principal, mientras Jonathan Centeno (de Tony Montana) está con el instrumento de las 4 cuerdas.

En la batería se mantiene la otra cantante Ileana Matamoros.

Las implícitas letras de las canciones y los movimientos sensuales de Geomara engancharon de inmediato a los asistentes.

Hasta los rockeros más extremos (acudieron con camisetas de bandas de black y death metal) se deleitaron del punk, de la lírica de los temas y de sus ironías. El trabajo de Muñoz en la guitarra es loable, tanto como su interacción con el público.

Alrededor de las 20:00 fue el turno de Canguro Surfer. Sus críticas composiciones al poder político y el mensaje de llamado a la protesta levantan del asiento a cualquiera. Tanto fue así que algunos jóvenes empezaron a moshear.

Andrés Samaniego (guitarra) y Jesús Flores (bajo) combinaron bien sus voces y se movieron por todo el escenario de una esquina a otra. Tira piedra, Todos a las calles, Gabo, Abuso de poder fueron algunas de las canciones que regalaron al público.

Hubo momentos en que Flores se acostó y se sentó en la tarima. La demencia daba sus primeras muestras de presencia en el Blackend.

Unos 35 minutos duró su tremendo show.

Cambios en la planificación

De acuerdo al orden establecido en los flyers y publicidades le habría correspondido seguir el concierto a Cortopunzante o a Tony Montana, pero no fue así y quien subió al escenario fue Pukarana.

Si la gente había encendido sus ánimos con los Canguro Surfer, el hardcore del grupo liderado por Elizabeth Coronel le inyectó una dosis de energía de incalculables proporciones a los presentes.

Por unos minutos, la vocalista porteña recordó los inicios de este proyecto musical y también ponderó la presencia de chicas, no solo en las bandas presentes en el festival, sino también por las que acudieron al local del Comité de Trabajadores de la Cervecería Nacional.

Coronel, como es su costumbre, canta a una velocidad impresionante. Pero también mueve su cabeza y se traslada de un sitio al otro del escenario, sin problemas. Es incansable. Arenga a la gente y luego vuelve a cantar.

La gente se aglomera al pie de la tarima como para acompañar a la vocalista. Otros, en cambio, moshean bajo los efectos de la histeria que les contagió la banda.

El resto de pukaranos hace lo suyo en cada tema.  Las letras de las canciones son como latigazos al abuso del poder desde el gobierno y a las instituciones uniformadas.

Treinta minutos antes de las 22:00 se encaramaron los Tony Montana. De entrada, volvieron los problemas técnicos. Esta vez con el bajo de Jonathan.

El concierto se paralizó por aproximadamente 30 minutos. El músico solicitó a sus colegas cables y otros implementos, pero no halló la solución.

Centeno optó por no volver a la tarima y sus dos compañeros tocaron solos. En algunos temas, los seguidores de los ‘montanas’ hicieron los coros y en otros Geomara, de Las Chepas, asumió como voz principal.

Los punkeros que esperaban la tocada se engancharon con el dúo y la fiesta continuó.

A esta hora es cuando el grupo que debía cerrar el primer día del festival adelanta su tocada. Se trata de los orenses Wuanancha Puka.

Su sola presencia alborotó a los presentes que sumaron entre 70 y 80 personas, en toda la noche.

Los músicos liderados por Marco Fárez (Malagueña) se conectaron a los equipos, también tuvieron que esperar unos minutos para empezar, pero arrancaron con un poderío extraordinario.

El nombre de esta agrupación guarda relación a los indígenas ecuatorianos caídos desde épocas ancestrales. Wuanancha Puka, conocida también como la “la banda chola del Ecuador” es un término que significa: Bandera Roja.

No nos callarán, Dale toro sin piedad, Hasta siempre comandante, TLC y el cover Ella saltó por la ventana (de los españoles Ilegales), provocaron euforia. No menos de 50 personas moshearon en el espacio que está entre la tarima y la primera fila de las sillas. Fueron momentos de locura, alegría y derroche de energía.

El tema Hijo rockero le llegó al fondo del corazón a la mayoría de los presentes.

Malagueña envió saludos a los metaleros de diversos sectores de Guayaquil. Además, pidió un minuto de silencio en honor a las víctimas de la pandemia.

El show del grupo oriundo de Pasaje concluyó, no obstante decenas de jóvenes aprovecharon para tomarse fotografías con los integrantes.

Cierre extremo

Pasada la medianoche el grindcore de Cortopunzante llegó al Blackend.

Los miembros de esta banda de metal extremo interpretaron cerca los temas Corrupción, Impuestos, Obrero, Capitalismo, Paro nacional, Piedriza y otros en su estilo violento y estridente.

Ronald Espinoza y un pequeño grupo de fans disfrutaron de este repertorio. Ya esa hora y tras una larga jornada, mucha gente había dejado la sala. Eso no amilanó a Cortopunzante, cuyo vocalista Andrés Villalta lanzó duras críticas al sistema político, a las fuerzas del orden y otros.

También se tomó unos minutos para recordar a un amigo que partió. La primera jornada llegaba a su fin.

Si la idea de los organizadores es que este festival se perpetúe en Guayaquil, la noche del sábado dieron un paso muy importante. La gente respondió y las bandas estuvieron fenomenales. (I)

Nota: La segunda jornada del Blackend Fest 2021 también será narrada y registrada gráficamente en la sección el LINK DEL METAL, en las próximas horas.

Una galería de fotos captadas durante los dos días del festival estará muy pronto en nuestra cuenta de Facebook: Atarazana Go

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí