La procesión de Viernes Santo convocó a cientos de fieles

0
196

Los creyentes católicos llegaron antes de las 09:00 a los alrededores de la iglesia del Señor de la Buena Esperanza. A esa hora, la temperatura era de 27 grados, pero la sensación térmica de 30 grados. Ya se sentía bastante calor.

Fieles de la Atarazana, la FAE, Los Álamos y ciudadelas aledañas comparecieron al llamado de la parroquia para asistir a la procesión de Viernes Santo.

La comunidad cristiana volvía a las calles tras dos años de ausencia. La emergencia por la pandemia hizo que estas caminatas de fe, se posterguen.

De a poco llegaron los ciudadanos, familias enteras o parejas. Es uno de los días más importantes para el catolicismo, pues se recuerda la pasión y muerte de Cristo. Ahí estuvieron los Lalama (manzana I), los Coronel (manzana D), los Ronquillo (manzana O) y otros.

Elementos de la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) de la Atarazana fueron los encargados de sacar la imagen de Jesús crucificado del interior del templo.

El Padre Alfredo García fue el líder de la procesión.

Junto a él, un grupo de chicos vestidos íntegramente de blanco encabezaron la marcha.

Unos pocos metros atrás estuvo el vehículo con el altoparlante, por el cual se escucharon los cánticos en honor a Jesús.

Detrás de ellos, una masa de cristianos compuesta por unas 300 personas, caminaron por las calles de la Atarazana, donde estaban los cuadros que representan a las 14 estaciones.

La ruta incluyó a las manzanas B, C, D, E y F, es decir a pocas cuadras del templo.

Durante la caminata, los creyentes cantaron y alabaron a Cristo. Fueron momentos de profunda reflexión y de fe. Atarazana Go! estuvo ahí y registró estos momentos importantes.

En cada parada, se hicieron lecturas alusivas al Vía Crucis y el Padre García explicó el significado de las estaciones. Todos oraron el Padre Nuestro y también el Ave María con mucha fe.

La procesión continuó por la ruta de acuerdo a lo planificado por los organizadores.

Finalmente, llegó al parque de La Concordia, junto a la iglesia del Señor de la Buena Esperanza, donde el párroco emitió su último mensaje. Eran cerca de las 10:30 y a esa hora la temperatura era de aproximadamente 30 grados.

El calor fue lo de menos. Lo importante era haber participado de la procesión. La fe puede más que la alta temperatura. (I)

Portada, fotografías y videos: Atarazana Go!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí