Tres horas de aprendizaje, gimnasia y juegos en el APA

0
297

Cerca de un año tuvo que esperar Isabela Sánchez, de 11 años, para reencontrarse personalmente con sus amiguitas Valeria e Isabela.

Las tres niñas son alumnas de la Escuela Fiscal Mixta Presidente Velasco Ibarra, de La Atarazana.

Debido a la emergencia sanitaria solo podían verse e interactuar a través de las pantallas de sus computadoras.

Sin embargo, desde este sábado 7 de agosto podrán nuevamente conversar, jugar y estudiar junto a otras pequeñas en el Programa de Nivelación Académica complementado con Actividad Física, Recreativa y Deportiva, organizado por la Fundación Jefferson y Rommel (Funjer).

Esta institución no gubernamental inauguró un curso que se prolongará por ocho sábados consecutivos y cuyas clases de Matemáticas y Lenguaje, así como actividades físicas, se cumplirán en las instalaciones de la Asociación de Propietarios de La Atarazana (APA) y en el Colegio de Contadores del Guayas y del Ecuador.

En un sencillo acto, al cual acudieron padres de familia y elementos de la Unidad de Policía Comunitaria (UPC), se oficializó la inauguración del campamento educativo.

Los pequeños fueron registrados con anticipación. Son un total de 45, pero en el primer día acudieron 30.

Tres grupos se formaron: uno para los que se encuentran en segundo y tercero de Educación Básica; los de cuarto y quinto y el otro de sexto y séptimo. Todos trabajarán con cinco maestros experimentados.

Pilar Sandoval, educadora y representante de la fundación, indicó que este sábado sirvió para conocer al grupo, evaluarlos, hacer dinámicas y jugar con los chicos.

“La siguiente semana, es decir, el sábado 14 se realizarán las mismas tareas académicas, pero en lugar de hacer educación física practicarán natación”, expresó.

Los padres de familia, por su parte, recibieron una inducción acerca del contenido del programa.

Jennifer Parrales, de 30 años, es otra de las maestras de este proyecto comunitario. Tiene el título de parvularia desde hace 5 años y está por concluir su carrera en Educación Física.

“Tengo esa vocación de trabajar con los niños y por eso me integré al programa”, precisó.

A Parrales le llamó la atención el entusiasmo de los chicos, por el contacto visual y físico entre ellos, luego de varios meses de recibir solo clases telemáticas.

Daniel Tortosa, papá de Valeria (10) y Oriana (7), expresó su satisfacción por la organización de cursos como el de Funjer.

“Tras la pandemia y el encierro esto es muy favorable para los niños. Si bien aún hay preocupación por la crisis sanitaria, también es cierto que bajo medidas de seguridad se puede trabajar en forma presencial”, destacó.

El acto de clausura del programa será en la Casa de la Cultura Núcleo del Guayas. (I)

Fotografías: Atarazana Go!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí