Un arbitraje polémico y un penal confabularon contra El Parche

0
131

El equipo que representa a La Atarazana hacía un buen partido la noche del viernes 8 de julio frente al cuadro de Peñarol, de Durán.

Se trataba de un cotejo más, válido por el campeonato que juega El Parche, en el vecino cantón.

Esta vez hubo varios puntos a favor del plantel granate, entre ellos que se observó un fútbol mucho más ordenado y dinámico en el mediocampo. Esto por el despliegue de su creativo, Jean Gárate, y la labor mixta (contención y ataque) que cumple Juan José Gallegos.

Además, la presencia de los espigados jugadores: Johnny Angulo y Andy Tenorio, le dio más peso a la ofensiva atarazaneña.

Sin embargo, al minuto 7 se produjo una jugada que incidió en el cotejo.

El árbitro central expulsó al volante por derecha de El Parche, Jonathan Morales, por un supuesto escupitajo a un jugador rival.

El juez de línea fue quien llamó al colegiado para informarle del hecho.

La sanción provocó el reclamo de sus compañeros y del capitán de los parchados, Xavier Zamora.

El supuesto incidente ocurrió a pocos metros de donde el periodista de Atarazana Go! filmaba las incidencias del encuentro. Nunca se observó que Morales escupiera al rival. Lo que se vio, es que despejó sus fosas nasales.

El juez central sacó a un jugador que estaba dando problemas por esa punta al equipo rival.

Si bien su salida no es que haya afectado notablemente al esquema que planteó El Parche, sí incidió en lo físico. Y eso último provocó que en algunas ocasiones Peñarol supere a los atarazaneños.

A pesar de estar mermados, los parchados tomaron la iniciativa en el juego y fueron quienes crearon buenas tejidas. Su rival, cuya camiseta es negra con gris (no con amarillo como es la del histórico plantel uruguayo de Peñarol) también intentó atacar, pero el bloque defensivo de El Parche bloqueó todas las aspiraciones.

Un tiro libre de Gárate pasó cerca del arco rival.

El árbitro pitó el final de la primera etapa y los deportistas descansaron y se hidrataron.

Para el segundo tiempo la tónica del partido no varió.

En ese ir y venir, se produjo un lanzamiento de esquina desde la derecha. Juan José Gallegos pateó el balón y su compañero Jonathan Andrade cabeceó al lado izquierdo del arquero. Nada pudo hacer para alcanzar la pelota. Fue un soberbio gol.

Era el premio justo para quien estaba haciendo mejor las cosas en la cancha, a pesar de la ausencia de un jugador.

El Parche buscó aumentar el marcador, pero hubo yerros a la hora de definir. Peñarol defendió con uñas y dientes -como se dice en el argot popular- que su valla no vuelva a caer.

Los parchados adelantaron sus líneas con el fin de anotar el segundo gol, pero un error en la entrega del balón provocó un despeje largo de la defensa de Peñarol que cayó en los pies de un jugador de ese equipo.

El delantero de blusa negra y gris corrió de frente al arco. Un back central granate intentó arrebatarle el esférico, pero no lo logró.

Cuando estuvo frente al arquero, le alargó la pelota hacia la derecha y Ariel Mendieta cometió la falta.

El juez central no dudó en pitar el penal y sacar la tarjeta amarilla. Eran los minutos finales del partido.

Nada pudo hacer el golero para atajar el disparo bien colocado hacia su lado izquierdo.

En segundos, el encuentro llegó a su fin y con ello un nuevo empate para las estadísticas de El Parche. (I)

Portada, fotografías y videos: Atarazana Go!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí